fbpx

HTML, CSS y JavaScript, el estándar universal

La web como lo conocemos hoy en día nació en el CERN en 1990, donde Tim Berners Lee en compañía de algunos otros colaboradores definió el sistema de almacenamiento y recuperación de información, desde el cual, se podría consultar la información de una forma estándar desde cualquier sitio, y el formato que estos sitios tendrían sería trazado por el lenguaje de marcado por el que se rige prácticamente toda la web en la actualidad: HTML.

Este sistema permitió que los documentos HTML se entrelazaran entre sí, conectándose unos a otros y viceversa, creando una gran malla o red de documentos a la cual conocemos como World Wide Web, “la red” o “la web” simplemente.

Para este momento ya se tenía la red de documentos, ahora solo faltaba un programa donde poder visualizar, explorar e interactuar con estos archivos, y de esta manera nació el primer navegador web en 1993, llamado Mosaic.

Los estándares de la World Wide Web

Pocos años después en 1995, cuando las aplicaciones web comenzaron a ser más complejas, era común que las conexiones entre la computadora y el servidor cargaran lento, ya que los módems en aquella época tenían una velocidad máxima de apenas unos pocos kilobytes, esto dio pie a la necesidad de un lenguaje de programación que se ejecutara en el navegador. De esta forma, si el usuario no rellenaba correctamente un formulario, no se le hacía esperar mucho tiempo hasta que el servidor volviera a mostrar el formulario indicando los errores que había cometido.

Brendan Eich, un programador de Netscape, pensó que podría solucionar este problema adaptando otras tecnologías existentes (como ScriptEase) al navegador Netscape Navigator 2.0, que iba a lanzarse en 1997. Inicialmente, Eich denominó a su lenguaje LiveScript.

Después de la idea que tuvo Eich, Netscape firmó una alianza con Sun Microsystems para el desarrollo del nuevo lenguaje de programación. Además, justo antes del lanzamiento Netscape decidió cambiar el nombre por el de JavaScript, ya que Java era la palabra de moda en el mundo informático y de Internet de la época. Posterior al lanzamiento del Netscape Navigator 2.0 la empresa decidió estandarizar el lenguaje de JavaScript, para que así otras compañías pudieran implementar esta tecnología en sus navegadores.

En 1999 después de que HTML llevara ya tiempo en el mercado y fuera evolucionando, se desprendió del mismo otro lenguaje al que bautizaron como CSS, el cual funcionaría para dar estilos a las páginas web.

La World Wide Web Foundation es la fundación creada por Tim Berners Lee que se encarga de mantener el contenido de la web homogéneo para que sea accesible desde cualquier navegador, que además, tiene la tarea de trabajar e implementar las nuevas versiones de los estándares de la web. Por supuesto que la Web Foundation no crea por sí sola todas las nuevas características de estos lenguajes, sino que cientos de empresas alrededor del mundo proponen mejoras y funcionalidades que la Fundación se encarga de analizar para decidir si acaban o no, siendo parte del estándar.

HTML, CSS y JavaScript, accesibles desde cualquier dispositivo

Cuando hablamos sobre desarrollo de software, lo primero que solemos hacer es seleccionar la plataforma para la cual vamos a desarrollar nuestra aplicación, y a la vez que elegimos una plataforma, automáticamente estamos eliminando la opción de que funcione en otras, claro se puede crear otra aplicación con otro lenguaje de programación que haga lo mismo, pero estaríamos desembolsando tiempo y dinero extra, esto sucede porque no existe un lenguaje de programación que genere un código el cual pueda entender cualquier dispositivo. ¿O sí?

Veamos, si abrimos cualquier sitio web (como Azul Web) este estará usando HTML, CSS y JavaScript, y si ingresamos a una aplicación web (como Azul School) también se usan HTML, CSS y JavaScript para hacer que funcione. Es decir, como HTML, CSS y JavaScript son estándares que aceptan todos los browsers, estos harán que los documentos que creemos en la web puedan ser accesibles desde cualquier computadora, smartphone, tablet, Smart TV, Smartwatch o consola de videojuegos (entre otros) que cuente con un navegador, en otras palabras, prácticamente cualquier dispositivo.

Es conocido que no todos los programas y aplicaciones se pueden desarrollar para ser interpretados por el navegador, sin embargo, ya existen editores de imágenes, videos y música en línea, actualmente se puede escribir y compilar código mediante el navegador, también podemos convertir archivos a otros formatos y editar documentos usando las aplicaciones web de Google u Office 365 de Microsoft, mi punto aquí, es que día con día se van creando más aplicaciones web con la capacidad de sus contrapartes de escritorio, pero sin la necesidad de instalarse u ocupar espacio en el disco duro de la computadora.

Las anteriores son empresas o proyectos un poco complejos, sin embargo, el área que tiene más crecimiento que las aplicaciones web es la de los sitios webs, esto porque las medianas y pequeñas empresas/negocios se han dado cuenta que tener una presencia online es importante para su imagen, y no estamos hablando de tener presencia en las redes sociales, que sí, es importante, pero cuando una empresa o negocio tiene su propio sitio web, da a entender a quien la visita que la empresa es seria, suele dar más confianza a los clientes y es más fácil de encontrar ya que se indexa en motores de búsqueda como Google, DuckDuckGo o Bing.

Y es aquí donde podemos entrar nosotros como desarrolladores: gracias a la alta demanda que existe por estos servicios, si dominamos los estándares web, un poco de PHP y SQL, con ello podríamos encontrar nuestro primer trabajo como desarrollador web, aunque también existen perfiles full stack como el MERN con el que igual puedes llevar a cabo la implementación de toda una aplicación en la nube.

¿Cómo empiezo?

Para comenzar a desarrollarte como un profesional de la programación web te recomendamos que empieces tomando nuestro Curso Profesional de HTML, CSS y JavaScript, después podrías pasarte a aprender sobre las bases de datos en alguno de nuestros cursos profesionales (Curso Profesional de SQL y Curso de Administración de bases de datos en MSSQL) y por último, tener conocimientos de PHP puede ser una gran ventaja si buscamos que nos contraten en una empresa, para ello tenemos el Curso Profesional de PHP.

O también puedes darle un vistazo a nuestro artículo sobre el full stack MERN, así tienes más opciones y te das una idea del área en el que te gustaría especializarte.

Ya nos conoces, si tienes alguna duda o pregunta con gusto la respondemos, tan solo necesitas publicarla en Azul School, la red social de los programadores.

Artículos relacionados

Respuestas

Conoce nuestras rutas de aprendizaje.

Especialízate en las áreas de tu interés. Aprende desde cero con nuestras rutas de aprendizaje. Este año 2023 tendremos muchos cursos nuevos en Azul School, así que estas rutas se irán actualizando e irán surgiendo nuevas.